23
octubre
martes
20° cielo claro
Hum. 73%
Máx: 22 • Mín: 16
Puerto m


/>





/>



POLITICA

“Sr. Mario”: el empresario nombrado por Centeno primo del número 2 de Anses que tuitea sobre los “cuadernos de la corrupción”

En una dirección mencionada numerosas veces por el exchofer para recoger “recaudación” funcionaban una oficina de Isolux y el estudio personal de Mario Maxit, un directivo de esa firma al que apodan como al primer hijo de Vito Corleone. Todavía no fue citado por Bonadio y, curiosamente, hizo negocios con Cambiemos y es primo de un jefe de la Anses.

Se siguen sucediendo una tras otra las indagatorias a exfuncionarios y empresarios arrepentidos a Comodoro Py, además de aquellos “autoconvocados” que se presentan de manera “espontánea”, y su consecuente cobertura mediática. Sin embargo, algunos mencionados en la bitácora de la presunta corrupción kirchnerista no son tenidos en cuenta por la justicia ni se difunde quiénes son.

Es el caso de Mario Maxit, un abogado oriundo de Concepción del Uruguay y empresario de Isolux nombrado como “Sr. Mario” por el exchofer Oscar Centerno en sus escritos y que aparece vinculado a una dirección que el exmilitar incluyó en numerosas oportunidades en los famosos Gloria como lugar para recoger “recaudación”.

No obstante, el dato curioso y significativo que Política Argentina pudo confirmar es que este directivo que habría recibido bolsos con dólares de coimas de la obra pública a quien la dupla Claudio Bonadio-Carlos Stornelli aún no imputó es el primo de nada más y nada menos que el número dos de la ANSES y también entrerriano, Alejo Maxit, quien paradójicamente dispara duro ante micrófonos y desde su cuenta de Twitter contra los “cuadernos de la corrupción”.

¿QUIÉN ES EL “SR MARIO”?

Tal como publicó hace unos días Infobae, una dirección mencionada numerosas veces por el exchofer en las fotocopias de los cuadernos para recoger la “recaudación” de las empresas es Maipú 741, más precisamente el  1º Piso “B”. Allí funcionaban una oficina de Isolux, como también declaró Centeno, e incluso hasta hace poco el estudio jurídico personal de Mario José Maxit, un directivo de esa firma al que sus enemigos internos apodan “Sonny”, como al primer hijo de Vito Corleone en la famosa El Padrino.

“Lo llevé al licenciado Roberto Baratta y al Ing Ezequiel García a Maipú 741 -1º B y el señor ‘Mario’ el que atendía y lo llamaba por celular a García, lo esperaba en el piso 1º B, bajó del auto solamente García y a los 10′ bajó del 1º Piso ‘B’ con una mochila con dinero”, escribió, supuestamente, el chofer del exfuncionario de Planificación el viernes 15 de mayo de 2009 en uno de los cuadernos relevados por La Nación.

A esa misma dirección había ido Centeno, según su bitácora, también el día anterior, de donde Baratta y García bajaron con dos bolsos con dinero. Se sumaron a los que ya tenían en el auto y en los que -según estimó el chofer con sorprendente prosa y capacidad de contabilizar dinero- había USD 1.300.000.

El abogado Maxit, que por entonces era Director Comercial de la sucursal argentina de Isolux-Corsan, también tenía allí su estudio jurídico, en ese edificio en el microcentro porteño. Posteriormente, en sus escritos Centeno identificó ese inmueble como de la empresa española Isolux.

Según los cuadernos, la sucursal argentina de esa firma del pais europeo le habría pagado a funcionarios del gobierno anterior al menos USD 12,6 millones, otros bolsos, una valija “de más o menos 40 kilos”, una bolsa y una mochila, todos estos últimos sin precisiones de montos por parte de Centeno.

Maxit no fue convocado por Bonadio, como sí hizo con otros directivos de segunda línea de compañías involucradas. Sin embargo, sí imputó al expresidente de la sucursal argentina de Isolux, Juan Carlos de Goycoechea. Este abogado cordobés se convirtió en el primer empresario arrepentido, tras lo cual recuperó su libertad el viernes 3 de agosto al llegar a un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli. Curiosamente, también, Maxit es socio de Goycoechea en varias empresas.

Además de los problemas judiciales de Isolux en la Argentina por las obras que consiguió no sólo a través de la anterior gestión nacional, sino también de la porteña que ostenta el PRO hace 15 años, la constructora española está en problemas en Chile y Paraguay. En ambos países, Maxit es mencionado como un “partícipe clave” en presuntas negociaciones irregulares bajo sospecha.

LOS ARGUMENTOS DEL “SR. MARIO”

Infobae sostuvo que desde el entorno del exdirectivo de Isolux, a pesar de los dichos de Centeno, negaron que haya hecho “aportes” en efectivo a algún exfuncionario y señalaron que “quien se ocupaba de los pagos era Goycoechea, tal como ya aclaró en la causa”.

En relación a las “visitas” de los exfuncionarios a su estudio y a pesar de que el exchofer lo señaló como participante de las conversaciones telefónicas en que se gestó al menos una de las recepciones de dinero, desde su círculo de confianza afirmaron que “no estaba al tanto de esos encuentros” y sentenciaron que “Goycoechea tenía una llave de esa oficina e iba cuando quería”.

Las versiones se cruzan, literalmente, ya que según el mismo medio, desde la compañia identifica sin medias tintas a Maxit como la mano derecha de Goycoechea. Más gráficamente: quienes no simpatizaban con su gestión en la empresa, lo habían apodado “Sonny”, por el primer hijo de Vito Corleone en la saga El Padrino.

SANGRE CAMBIEMOS

Política Argentina pudo saber que el “Sr. Mario” no convocado por la justicia es primo de Alejo Maxit, un funcionario entrerriano que ocupa la Secretaría General de Anses. Es decir, es el número dos del titular del organismo, Emilio Basavilbaso.

El Maxit funcionario macrista es un ingeniero Industrial con un Máster en Finanzas nacido en Colón, que cuenta que decidió participar en política porque le resulta insoportable que “el 30% de los argentinos” vivan en la pobreza. Pero también es un dirigente de peso en esa provincia que busca posicionarse bajo el ala de Rogelio Frigerio, el ministro del Interior que enfrenta una batalla intestina en Cambiemos por ser candidato a gobernador de Entre Ríos en 2019.

“Es un líder político que puede ayudar a que Entre Ríos vuelva a ser una provincia relevante y con futuro”, dice cuando le preguntan por su superior político, quien entre 2008 y fines de 2014 trabajó para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde llegó a ser el director del Instituto de la Vivienda.

Lo más llamativo de este hombre de una familia empresaria que hasta se sienta con el gobernador entrerriano para anuncios de inversiones, es, sin embargo, que a pesar de ser primo del “Sr. Mario” de los textos de Centeno, utiliza micrófonos de medios e incluso sus redes sociales para disparar contra “los cuadernos de la corrupción”.

“Los miles de millones que se robaron son las rutas, los hospitales y las escuelas que nos faltan. Pero no se pueden robar la dignidad de un pueblo que dijo basta y le dice nunca más a la corrupción”, dijo hace unos días, texto acompañado con el hashtag “#CuadernosDeLaCorrupción”.

Días después habló de lo que “se robaron” solo en “sobreprecios en obra pública”, hechos que, en caso de confirmarse, tendrían involurado a su primo, pidió por la ley de extinción de dominio e incluso hoy se lamentó por “la desafección de la política con los ciudadanos” y llamó “Club de la Impunidad” al Senado por no avalar -con numerosa ausencia de legisladores macristas- los allanamientos a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

LA SANGRE TIRA, PERO LOS NEGOCIOS Y FAVORES TAMBIÉN

En febrero de 2017, acusados de transferir dinero de la empresa a personas físicas sin autorización, Mario Maxit y Goycoechea fueron echados por la casa central de Isolux. En medios de acusaciones cruzadas, la justicia luego falló que ese hecho fue realizado a través de firmas apócrifas, por lo que el “Sr. Mario” eludió esa causa.

No obstante, antes, durante y después de ello, Maxit extendió una relación con Cambiemos. El Grupo Isolux-Corsán se hizo de importantes contratos durante el kirchnerismo en energías renovables. En 2011, a través de la empresa Loma Blanca SA, ganó la construcción y explotación de cuatro parques eólicos en Chubut por 50 MW. Goycoechea era el presidente de la firma y Maxit su director suplente.

Con la llegada de Macri a la Rosada, Isolux se los vendió por USD 25 millones a SIDELI SA y SIDSEL SA, tal como informó en un comunicado el 16 de octubre de 2016 desde Madrid. Ambas empresas compradoras estaban vinculadas a SIDECO, del Grupo Macri, que menos de un año después, los volvieron a vender, haciéndose de una ganancia estimada en unos USD 37 millones. La operación fue denunciada en la Justicia por un posible conflicto de interés.

No obstante, un mes después de desprenderse de Loma Blanca I,II,II y IV, Isolux ganó, en noviembre de 2016, una nueva licitación para explotar otro parque eólico en Chubut, uno aún más grande que los anteriores. Maxit y Goycoechea aún eran directivos de la empresa creada para ese proyecto, Loma Blanca VI, aunque no mucho después fueron despedidos.

Su travesía comercial con el gobierno nacional continuó ya desvinculado de Isolux. Si bien tuvo que cambiar de rubro, Maxit pasó a trabajar como asesor y una suerte de representante -al menos así se identificó actuó como tal- de la filial argentina deTransmashholding (TMH), el gigante ruso que se quedó a principios de este año con el contrato para reparar 160 coches y 24 locomotoras de la línea San Martín por nada más y nada menos que USD 29,7 millones.

Su nombre aparece como “representante” de la filial argentina de TMH y su firma rubrica el acta de apertura de las ofertas de la licitación pública, en enero de este año. La convocatoria fue llevada adelante por Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE), bajo la órbita del Ministerio de Transporte que encabeza Guillermo Dietrich.

Fuente: politicargentina.com

/>

/>

/>

/>



/>




/>

Mas Leídas

Subir