15
noviembre
jueves
28° cielo claro
Hum. 52%
Máx: 28 • Mín: 19
Puerto m


/>





/>



SAN JOSE

Un aula del Instituto Comercial San José, lleva el nombre de María Irene Chaulet de Bastian – Pocha –

Con un comunicado y breve reseña de la vida de María Irene Chaulet de Bastian “Pocha”, el Instituto San José, Comercial, cuenta los motivos por que una de sus aulas llevara el nombre de esta importante personalidad sanjosesina que tanto hizo por la educación y diferentes instituciones donde participo.

“Las aulas y sus nombres”

Continuando con la historia del Instituto y el por qué del nombre de sus recintos, nos referimos en este caso al aula que lleva la designación de María Irene Chaulet de Bastian.
Cordialmente y quienes la frecuentamos es conocida familiarmente como Pocha. Al hablar de ella no se puede obviar el término escuela, pues su vida ha estado ligada a la docencia en diferentes ámbitos. Declarada como ” Mujer Destacada” por la Cámara de Diputados de la Provincia , su accionar es conocido por todos en la sociedad sonjosesina.
Fue Directora de la Escuela Nº5 ” Nicolás R. Peña”, formando parte de un caso histórico que no se repetirá en muchas ocasiones; al jubilarse ocupó su cargo su hija Marta y al retirarse ésta lo hace su otra hija Silvia. La madre y sus dos hijas forman parte de la historia de los directivos de la escuela.
Estudió el Profesorado de Filosofía y Psicología ya siendo adulta y abuela, viajando a Concepción del Uruguay todos los días. Ejerció la docencia secundaria en nuestro Instituto dictando la cátedra de Formación Ética y Ciudadana.
Durante la construcción de este edificio, en la década del 90, su labor como Presidente de la Asoc. Cooperadora fue intensa. Junto a colaboradores, alumnos,docentes y padres fue incansable en el momento de organizar actividades. También podemos decir jocosamente que su estampa está asociada a las empanadas, pues su receta es infalible. Meticulosa, ordenada, estricta en cuanto a su preparado,la venta de este manjar para obtener fondos era requerida siempre por todos . Es así que cada quince días, y los sábados, congregaba a todos los profesores y padres para el armado y cocción de las mismas. Cientos de docenas por cada fin de semana, miles en los años que transcurrió la edificación, fueron sus manos mágicas quienes repulgaron con frenesí. Tampoco es de olvidar que durante la Fiesta de la Colonización siempre teníamos posesión de una carpa gigante donde se brindaba comida a los concurrentes. Aquí también ella se encargaba de todos los detalles y hasta los centros de mesas decorativos.
Ella recordará muchas más anécdotas del trajinar diario para lograr lo que hoy tenemos, el edificio propio. Este también fue un hijo para ella, pues lo vio nacer y ahora lo disfruta viéndolo crecer.
Recordemos también que dos de sus hijos han sido nuestros alumnos, Ricardo y Raúl , su nieta Celina Barreto y Germán Barreto como también Delfina Casco y Mateo Casco y hoy su hija Silvia Cristina es profesora de Música y la encargada de preparar los excelentes coros en los actos de Colación de Grados.
Podemos decir que toda una familia ligada al Instituto de diferentes maneras y en épocas dispares.
Querida Pocha, éste es tu Instituto, al que mucho dedicaste y al que hoy ves crecer.

¡ Bienvenida, como siempre y un eterno agradecimiento!

/>

/>

/>

/>



/>




/>

Mas Leídas

Subir