15
noviembre
jueves
28° cielo claro
Hum. 52%
Máx: 28 • Mín: 19
Puerto m


/>





/>



PROVINCIALES

Una lucha que debe continuar: Murió Fabián Tomasi, víctima de los agroquímicos

Falleció este viernes por la mañana, en el hospital Sagrado Corazón de Jesús de Basavilbaso, Fabián Tomasi (52), quién en los últimos años encabezó una cruzada contra los agroquímicos.

De manera insistente pidió un cambio “radical” del sistema productivo, denunció que fue censurado y la agricultura intensiva que se practica en países en vías de desarrollo como la Argentina es “insostenible” y “se necesita de un cambio radical de manera urgente porque nos están matando silenciosamente”.

El precario estado de salud de Fabián se agravó con una neumonía por el que desde hace unos diez días estaba internado en el “Sagrado Corazón de Jesús”, donde hicieron hasta lo imposible por su vida. El deceso, según pudo saber FM RIEL, se produjo poco después de las 10 horas de este viernes.

Tomasi que fue parte de FM RIEL en sus comienzos recordó que alguna vez el director de la emisora le dijo que podía tener toda la razón del mundo pero que sería muy difícil cambiar “semejante estructura”, y “eso que me dijiste me quedó siempre presente, me motivó y tomé como desafío”.

“Yo estoy afectado por sustancias tóxicas de los agroquímicos”, afirmó durante una visita -que hizo un par de años atrás- a la radio de Basavilbaso. “Trabajé en una empresa que se dedica a fumigaciones, y la exposición a los agroquímicos me provocó una polineuropatía tóxica, una afección del sistema nervioso central que me disminuyó las capacidades motrices, perdí masa muscular, me afectó severamente funciones metábolicas, provocó disfagia a sólidos (dificultad para deglutir)…esto está claramente expresado en el certificado que expidió la ANSeS cuando me jubiló por discapacidad”, resumía.

“Mi cuerpo está intoxicado por los químicos”, repetía al recordar que “todo comenzó en 2005 año en que probó suerte como apoyo terrestre en la fumigación área, haciéndole caso a su vocación por la aeronáutica”. “Era verano, trabajábamos en pata y sin remera, y comíamos sandwiches de miga debajo de la sombra del avión que era la única sombra que había en las pistas improvisadas en el medio del campo. La única instrucción que yo recibí fue hacerlo siempre en contra del viento, así los gases no me afectaban”, relató.

Tomasi, que se sostenía de una jubilación mínima que le otorgaron por la neuropatía tóxica que le diagnosticaron hace unos años, se aferró a la vida gracias al sostén de su hija Nadia y el incondicional amor de su mamá -Nélida Beatriz Obispo de Tomasi- quienes apoyaron su “cruzada” contra los agroquímicos.

“Los mal llamados “fitosanitarios” por la FAO no curan nada…las “buenas sustancias” fueron concebidas para matar y no seleccionar…matan todo lo que no sea cultivo transgénico”, denunciaba Tomasi que planteaba la necesidad imperiosa de un cambio en la agricultura intensiva que se practica en países en vías de desarrollo como la Argentina, entendiendo que es “insostenible” y advertía: “se necesita de un cambio radical de manera urgente porque nos están matando silenciosamente”.

Tomasi tenía 52 años.

Fuente.03442

/>

/>

/>

/>



/>




/>

Mas Leídas

Subir